info@josemariagomez.com.ar

Los derechos de la salud, de Florencio Sánchez

12819424_509061349280682_9162486076640194563_o (1)

Autor: Florencio Sánchez, con versión de Alfredo Martín

Interpretes: Mercedes Fraile, Marcelo Bucossi, Daniel Goglino, Lorena Szekely, Elida Schinocca y Rosana Lopez;

Participación Especial en Violín: Cecilia Sanjurjo;

Escenografía: Marcelo Jaureguiberry;

Vestuario: Mercedes Piñero;

Iluminación: Marcelo Jaureguiberry y Fernando Diaz;

Diseño Gráfico: Gustavo Reverdito;

Asistente de Dirección: Dana Olivieri y Daniela Godoy;

Prensa: Silvina Pizarro

 

Dramaturgia y Dirección: Alfredo Martín

 

Sobre una dramaturgia siempre profunda en orden a imperativos morales y comportamientos humanos, como es la de Florencio Sánchez, el director Alfredo Martín ha realizado una intervención cuyo resultado profundiza hasta el límite el tema de la obra e introduce, como pocas veces, la mirada del espectador –y su lugar en el drama– como una parte insoslayable de su desenvolvimiento; y lo hace con el aparentemente sencillo recurso de eliminar de un soplo todo el artificio recurrente de separación del público y los actores, obligando –en el mejor sentido– a formar parte, a “estar”, con todas la implicancias del caso, y eso, por si nos habíamos olvidado, trae a colación ni más ni menos que la materia prima del teatro, una que esencializa todo vínculo: actores, publico y drama en un mismo “lugar” (y en un mismo tiempo), interrumpiendo, Alfredo Martín, de esta manera y de una buena vez la consabida participación rutinaria del hecho teatral (que se concibe, y es de lamentar, como si este fuera un mero acontecimiento y no el acontecimiento mismo). Basta observar las actitudes de los espectadores –las expresiones faciales y corporales, sus posiciones en el gesto y en la emoción, los desplazamientos en el espacio dictados por la pura manifestación del sentimiento– para comprender la profundidad del planteo de Alfredo Martín, uno de los creadores más inquietos, desde el punto de vista artístico, y solventes, desde lo conceptual, de nuestro panorama teatral contemporáneo.

Valiéndose, como es habitual en sus espectáculos, de un sólido equipo técnico que responde satisfactoriamente a los desafíos y de un elenco que pareciera siempre el justamente elegido, es imprescindible agregar que, en este caso, la labor interpretativa de Mercedes Fraile ha intensificado con los mejores recursos la propuesta –una actuación brillante–, ofreciéndonos un final de un histrionismo cabal cuyos efectos fueron sumamente conmovedores.

Resumiendo, una propuesta perturbadora que redimensiona la relación del público con la obra de teatro. Muy recomendable.

Funciones los días viernes a las 20:30 hs.

Andamio 90, Paraná 660 C.A.B.A. – 4373-567012819424_509061349280682_9162486076640194563_o (1)

2 Responses so far.

  1. Alfredo Martín dice:

    Muchísimas gracias por tu presencia y por la lúcida reseña crítica José María Gómez. Abrazo.

  2. oribe dice:

    En un todo de acuerdo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *